Sobre Albacete

¿Piensas que en Albacete no hay nada que ver? ¿Qué no merece la pena una parada para descubrir la localidad más grande de Castilla-La Mancha?

Vamos a hacer un recorrido por monumentos, parques y museos pero también os voy a hablar del ambiente que se respira en la ciudad. Sin duda, la gran sorpresa de una visita por Albacete.

No te pierdas nada una ciudad que seguro te va a sorprender.

 

La plaza del Altozano: donde se encuentra la mayor concentración de edificios con valor arquitectónico de la ciudad. Se trata de una plaza ajardinada donde podemos admirar el Antiguo Ayuntamiento, el Gran Hotel o el edificio Banco España. Justo en el centro de la plaza se encuentra el entrañable Monumento al Cuchillero de Albacete.

La Catedral de Albacete: La Catedral de San Juan Bautista de Albacete es  una obra arquitectónica finalizada en el siglo XX, en su  interior alberga el mayor tesoro del templo. Se trata de grandes óleos pintados sobre lienzos que ocupan una superficie de 1000 m² sobre los muros del templo. Es la segunda obra más grande de estas características realizada por un sólo artista, Casimiro Félix Escribá.

El Museo de la Cuchillería:  La industria de la cuchillería es una de las más importantes de Albacete.  El edificio que lo alberga es un bonito palacete de principios del siglo XX, la Casa del Hortelano. Además de recorrer la historia de la cuchillería a lo largo de los siglos, tienen piezas espectaculares y curiosas que te van a encantar.

El Pasaje de Lodares: Se trata de una galería comercial y residencial con cubierta de hierro y vidrio, y columnas de estilo de renacentista. Sentimentalmente es el rinconcito más querido y apreciado por los albaceteños. Y no es para menos, a imagen y semejanza de las galerías italianas, este edificio es seguramente el más bonito de toda la ciudad.

La Zona: Así le llaman los propios albaceteños a las calles con bares de tapas y copeo. Las principales son la calle Concepción y la calle Tejares. Los bares se han acostumbrado a cambiar de piel según la hora que sea del día. Terraceo y tapas por el día, vermú torero por la tarde y bailoteo por la noche. Es lo mejor de todo, vayas a la hora que vayas siempre tienes mucha vida y ambiente.